15 de agosto de 2015

Dragon Ball Super, la GRAN decepción


No cabe duda de que el regreso de Dragon Ball era uno de los acontecimientos más esperados del año para los amantes de la serie y del manga y anime en general. Y lo malo de tener las expectativas muy altas, es que te puedes dar hostias muy grandes. Personalmente, no esperaba nada del otro mundo, porque además el anime en general no es algo que me entusiasme (prefiero el manga, en papel). Pero tampoco me esperaba la mierda que estoy viendo cada semana.

Porque, ojo, no voy a hablar solo de lo asquerosamente horrible que fue el dibujo y la animación del quinto capítulo. No, mis críticas vienen ya desde primer episodio, porque aún dejando de lado la nefasta animación del último capítulo, esta serie sigue fallando por otros motivos.

Vamos a ver, ¿habéis visto las dos últimas películas de Dragon Ball? Pues olvidadlas. En serio, me estoy dando cuenta de que la gente que no ha visto dichas películas está disfrutando más de esta nueva temporada, y no es de extrañar. Parece que con Dragon Ball Super están reescribiendo las películas. Así, tal cual. El mismo argumento que se presentó en La Batalla de los Dioses, es el que se está presentando en esta serie. Y no parece que vaya a haber cambios sustanciales respecto a la película. Y lo peor es que, al tener que convertir una película (o dos) en una serie, lo están alargando todo. Y es que en los primeros capítulos prácticamente no pasa nada. Vamos, que nos encontramos ante una especie de remake de las dos últimas películas, pero con relleno. MAL.

Otra cosa que no me gusta, es el enfoque que le han dado a la serie. Es infantil. Demasiado. Vale, Dragon Ball, cuando Goku era pequeño, tenía mucho humor. Y eso molaba. Y puede que esto sea lo que buscan, volver a ese humor (como ya intentaron al principio de Dragon Ball GT al rejuvenecer a Goku), pero lo están haciendo bastante mal. No es lo mismo ver a Goku de pequeño haciendo tonterías con toda su inocencia, que ver a un Goku adulto haciendo las mismas tonterías, o a Vegeta yendo de compras o a un concierto. Por favor, que son los seres más fuertes de la galaxia. ¿Que hay que tener en cuenta que probablemente esta nueva saga va dirigida a los niños? Sí, pero tampoco estaría de más buscar cierto equilibrio para que los mayores que crecimos con esta serie no sintamos vergüenza ajena.


Y ahora sí, la gota que ha colmado el vaso: el dibujo y la animación. No es la primera vez que vemos un caso de mala animación en los animes, eso está claro. De hecho, tampoco es que la animación de los primeros capítulos de Dragon Ball Super fuese la leche. Pero lo del quinto capítulo no tiene nombre ni perdón. No es solo que la animación fuese mala, es que el dibujo era horrible. Y no es normal que una de las marcas con más reputación de la historia del manga y anime vuelva casi 20 años después con esta basura. Todos sabemos que tienen medios para hacerlo mucho mejor.

Sinceramente, cuando dibujé esto, no esperaba que fuese tan real y tan descarado.

¿Será un desastre aislado que solo afectará a esta capítulo? Esperemos que sí, pero lo cierto es que si nos fijamos en el adelanto del próximo capítulo, nos encontramos esto:


Sí, un Vegeta con dos brazos izquierdos. Ay...

0 comentarios:

Publicar un comentario